Lluvia sabor a rosa

Llueve, y bajo el pesar nace una rosa. No es particularmente especial, pero es tan mía como mi sombra y tan única como un milagro. Llueve, y a la par de su belleza también crecen mis espinas; acariciando pétalos de instantes,...

seguir leyendo...

Somos hermanos

Nacimos de misma madre, la historia nos ha apartado; tú decidiste quedarte, yo, sin querer, me he alejado. Crecimos marcando huellas sobre un único camino, pero la vida en su prisa separó nuestro destino. Tú, con ansias de...

seguir leyendo...

Tu nombre

Enredaste entre tus dedos las letras de mi destino y ahora que ya no puedo dejar de escribir tu nombre, decides marcharte. Era azul el océano de mis ilusiones, al igual que tus ojos. Suave la brisa fresca del otoño, como el...

seguir leyendo...

Mi miedo

¿Has llegado tú primero o yo mismo te he creado? Solo sé que no te quiero aunque sigas a mi lado. Sé que en mi sombra has dormido, te has colado aquí en mi pecho, que tiemblas sobre mis manos y transpiras en mi aliento. Miedo...

seguir leyendo...

Mi viejo querido

Tienes el andar que marca mis pasos, la vida que insinúa mi tiempo, la presencia tierna, la firmeza que abraza, el tesón que acaricia. Llevas la historia en tus manos, la experiencia en el rostro, el ejemplo en tu sombra, la...

seguir leyendo...

Luna de mi vida

Se cierne en la aurora tu velo de plata la noche te apaña y contempla tu gloria. Reinando a los astros amparas los sueños de almas dormidas que narran tu historia. Dile a aquella flor, que aún no se abra, aquel niño inquieto que...

seguir leyendo...

El viaje de mi vida

Barquito de papel, ¡qué frágil surcas el mundo! Liviano como una pluma transitas el tiempo, llevando mi historia contigo. Nada te detiene. La corriente te empuja atravesando experiencias. Danzando entre obstáculos, sin vacilar,...

seguir leyendo...

¿Qué cosas deseo?

Que… Que lo imposible no extinga el milagro, el frío no apague tu piel, el miedo no te desaliente a intentarlo, el fracaso no te cierre la puerta. Que la desesperanza no te limite creer, la inseguridad no evite...

seguir leyendo...
Cargando

Frases Destacadas

Una noche me encontraba navegando por el mundo, a la deriva, sin rumbo, sin atinar un destino. Y fue por algo divino, una corriente impensada, que naufragué en tus orillas y me perdí en tu mirada.

Mi casa no tiene rejas, la abre quien quiera entrar; eres llamado a quedarte, siempre tendrás un lugar.

Video Destacado

Entradas Recientes