Etiqueta: Flores

Entradas etiquetadas

Mujer

La gracia seduce tu tibio y delicado encanto. Te roza el cabello. Surca tus labios. Se cuela por el hueco de tus mejillas. Recorriéndote el cuello te acaricia los hombros. Baja por el riel de tu columna, haciéndote un remolino...

seguir leyendo...

El amor

El amor… Esa dulce expresión que pones al verme. La mirada tibia, la sonrisa espontánea. El hablar sin palabras, el sentir desde adentro. Tenerlo todo sin pedir nada. Saber que es posible solo estando juntos. Que no temo, siendo...

seguir leyendo...

Con los años

Con los años comprendí… Que es posible esconder el sol detrás de una sonrisa, contener una suave brisa de primavera en una caricia o atrapar el tiempo con tan solo una mirada. Con los años descubrí… Que la pasión puede arder más...

seguir leyendo...

Una luz en las sombras

Hasta la más oscura de las sombras busca su luz, pues sencillamente, no existiría sin ella. Si supiéramos que hasta de lo peor puede salir algo bueno, tal vez, le daríamos otra oportunidad al perdón y permitiríamos que lo...

seguir leyendo...

Soy quien soy

Soy… Soy aquella promesa que busca su destino. La esperanza que se funde en las venas. Soy esa caricia que anhela una piel. La mirada perdida al encuentro de tu rostro. Soy esa oscuridad aguardando la llama. El deseo de...

seguir leyendo...

Las huellas de la vida

La vida podrá dejar sus huellas pero jamás borrar nuestra belleza. Al final de cuentas, sus marcas son la experiencia que nos hace únicos, el rastro que le da valor a cada instante que atesoramos. Son los vestigios de nuestro...

seguir leyendo...

Ruido

Ruido es aquel enemigo silencioso que ensordece los sentidos, impidiendo apreciar las cosas verdaderamente importantes. Ruido es quedarse atrapado en el éxtasis de lo material. Es aturdirse en la furia de vivir corriendo. Es...

seguir leyendo...
Cargando

Frases Destacadas

La gracia seduce tu tibio y delicado encanto. Te roza el cabello. Surca tus labios. Se cuela por el hueco de tus mejillas. Recorriéndote el cuello te acaricia los hombros. Baja por el riel de tu columna, haciéndote un remolino en la cadera. Y se escurre, tímida y sigilosa entre tus rodillas, para perderse sutilmente en el relieve que esculpen tus tobillos.

Mi corazón me muestra un destino y aunque sigan surgiendo obstáculos, no pararé hasta alcanzarlo.

Video Destacado

Entradas Recientes